¿Cómo afecta tu imagen personal en una entrevista de trabajo?

Nadie puede negar que la imagen es importante a la hora de acudir a una entrevista de trabajo. Dar una buena primera impresión al entrevistador es clave, pero la vestimenta no es lo único que importa y que debes cuidar, ¿te has parado a pensar en la importancia que tiene el peinado o el maquillaje?

El curriculum es el primer paso para conseguir un puesto de trabajo, pero la entrevista personal es un punto clave en ese proceso. La imagen que proyectes ese día influirá en la percepción que la persona que te haga la entrevista tendrá de ti. Por eso, toma nota de estos consejos:

Todo el mundo es consciente de la importancia de llevar el pelo limpio, nadie quiere que un empleado con mala higiene personal trabaje en su empresa. Olvídate también de llevar el pelo mojado o sin peinar porque denota dejadez y crearás desconfianza en el entrevistador. Si utilizas, gel fijador, gomina o laca, hazlo con moderación, si no dará la sensación de pegajoso o de falta de higiene.

En el caso de las mujeres, el maquillaje es otro aspecto que se debe vigilar. Aunque es recomendable que acudan maquilladas, nunca hacerlo en exceso ni con maquillaje excesivamente llamativo. La mejor opción es optar por un maquillaje discreto que no llame demasiado la atención del entrevistador y le distraiga de nuestras respuestas.

En el caso de los hombres, quienes tengan barba, ya sea de tres días o extralarga, no tienen porqué afeitarse para la entrevista, pero sí llevarla cuidada. Así, sabrán que la barba es parte de tu look habitual.

Otro aspecto que influye en la imagen personal es el olor, es decir, el uso de perfumes con aromas que pueden resultar demasiado fuertes o penetrantes y hagan que el entrevistador se distraiga con ello. Es mejor optar por fragancias suaves.

De igual modo, asegúrate de usar un desodorante sin perfume. Evita los de aerosol, ya que pueden dejarte marcas blancas, especialmente si la ropa es negra.

Por último, otro aspecto que solemos descuidar es el aspecto de las manos. A menudo se olvida que las manos son nuestra tarjeta de visita, el primer contacto que el entrevistador tiene de nosotros cuando le damos la mano. Para que luzcan perfectas, mantenlas hidratadas y cuida el aspecto de las uñas. Si tienes la costumbre de mordértelas, evítalo durante la entrevista, transmitirás ansiedad.