Cómo hablar de ti mismo y conseguir el trabajo

En una entrevista de trabajo, el reclutador intentará conocerte tanto profesionalmente como personalmente y te hará diferentes preguntas para intentar lograr y saber si eres el mejor candidato.

Pero si hay un momento temido por muchos candidatos es cuando el reclutador quiere saber más de ti y te dice, “Háblame de ti”. Aunque no existe una respuesta correcta que te abra las puertas a conseguir el puesto, lo cierto es que, en muchas ocasiones, nos quedamos en blanco sin saber qué decir o, en el caso contrario, si eres muy hablador, puedes considerarlo como una invitación para hablar sobre aspectos que no tienen nada que ver con el puesto.

El objetivo real del reclutador cuando plantea esa cuestión es saber realmente cómo te expresas y si eres capaz de destacar tus puntos fuertes profesionales de manera que le resulten lo suficientemente relevantes para que te conviertas en el candidato ideal para ocupar el puesto de trabajo al que aspiras. Pero ¡cuidado! No dediques más de 2-3 minutos en dar una respuesta a esa pregunta, de otra manera acapararás la entrevista y terminarás contando cosas relacionadas como temas familiares o sentimentales que no le interesan al reclutador.

Aunque no existe la respuesta acertada, te damos algunas pautas para intentar lograrla:

  • Si tienes poca experiencia laboral, la mejor opción es comenzar comentando qué has estudiado y los logros que has conseguido (becas, premios). Posteriormente, pasa a explicar cuál ha sido tu experiencia profesional: si has compaginado estudios y trabajo, por qué optaste por ese puesto, etc.
  • Si estás trabajando o recientemente has terminado tu último trabajo, puedes comenzar mencionando cuáles eran tus funciones y los puntos en común con el puesto al que deseas acceder. También puedes comentar cuáles son tus expectativas de futuro.
  • Olvídate de echarte demasiadas flores. El reclutador agradecerá en qué destacas, pero si te consideras bueno en todo, desconfiará.
  • Cierra tu intervención explicando por qué quieres trabajar en esa empresa. Es el momento de demostrar que conoces a la empresa y el puesto al que aspiras.

Ya tienes todas las herramientas para comenzar a preparar tu mejor respuesta. Recuerda que antes de acudir a cualquier entrevista debes prepararte las respuestas a posibles preguntas como ésta.

¡Mucha suerte!