Consigue tu carta de recomendación

Desde nuestro blog del OIE, ya os hemos dado trucos para tener un buen curriculum y una buena carta de presentación. Pero hay otro elemento que aporta un gran valor diferencial en un proceso de selección, las cartas de recomendación.

¿Qué son las llamadas cartas de recomendación? Son aquellos documentos donde tus antiguos jefes exponen las cualidades que más han valorado de ti durante el tiempo en el que has trabajado con ellos.

Que una persona esté dispuesta a hablar de tus cualidades, ya sea en una red social o en un documento, hará que tus posibilidades de encontrar un empleo aumenten. Sin olvidar, que te diferenciará del resto de candidatos en un proceso de selección.

 

Sin embargo, pedir una carta de recomendación no es siempre tarea sencilla. Por eso, te damos algunas claves para conseguirla:

  1. Escoge a la persona adecuada. Aquella que sea capaz de hacer una buena valoración de tus habilidades como empleado. Lo ideal es que lo haga tu jefe, no un compañero, siempre que sepas que tiene una visión positiva de tu paso por la empresa.
  2. Escoge el modo de solicitarlo. Hoy en día existen varios canales a través de los cuales puedes solicitar tu carta de recomendación como puede ser  por teléfono, mail, en persona o  través de una red social. En el caso de que te decantes por la vía de las redes sociales, tipo Linkedin, debes tener en cuenta que la información estará siempre visible, lo que hará que reclutadores que estén buscando candidatos puedan leerla y pueda interesarse por ti.

¿Qué incluye una carta de recomendación? Por lo general, una carta de recomendación tiene cuatro partes diferenciadas:

  1. Identificación, incluye el nombre de la persona que te recomienda y el tuyo.
  2. Contexto, donde se describe brevemente el lugar y el tiempo en que ambos habéis trabajado juntos.
  3. Recomendación, quizá la parte más importante ya que es donde la persona que te recomienda debe indicar tus características positivas dentro del entorno laboral y respecto a la persona que te recomienda.
  4. Cierre, en esta parte se incluye información de contacto como el teléfono o email de la persona que te está recomendado,  que queda a disposición de la nueva empresa para que contacten con él si necesitan aclarar cualquier duda.

Recuerda, no facilites una referencia sin su consentimiento. No debes facilitar el contacto de nadie sin que la otra persona esté de acuerdo con ello.

 

No lo olvides, las buenas recomendaciones pueden abrirte muchas puertas laborales.