Disminuye la ayuda destinada a Educación

Según el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO, la cantidad de ayuda asignada a la educación ha disminuido en los últimos seis años. En total, la ayuda a la educación se sitúa en los 12.000 millones de dólares, lo que representa un 4% menos que en 2010.

La ayuda que recibe la educación básica, que incluye la destinada a la educación preescolar, primaria y a los programas de educación y alfabetización de adultos, asciende a 5.200 millones de dólares, una cifra superior a los 4.800 millones de hace tres años, pero un 6% inferior a la de 2010. En cuanto a la educación secundaria, las ayudas ascienden a 2.200 millones de dólares, lo que representan un 19% del total de la ayuda a la educación.

Estados Unidos y el Reino Unido siguen siendo los mayores donantes del sector de la educación básica, sin embargo, en el periodo 2014-2015 redujeron su asignación en un 11% y un 9%, respectivamente. En el lado opuesto de la balanza se sitúan Noruega y Alemania que incrementaron su asignación en un 50% y un 34%, respectivamente.

Sin embargo, la distribución de la ayuda no se realiza teniendo en cuenta las necesidades. Un ejemplo de ello es el África Subsahariana que recibe menos de la mitad de la ayuda a la educación básica que recibía en 2002, a pesar de ser donde vive la mitad de los niños sin escolarizar del mundo.

A diferencia de las tendencias en la ayuda bilateral a la educación, la Alianza Mundial para la Educación destinó un 77% al África Subsahariana, y el 60% a países afectados por la inestabilidad y los conflictos.

A pesar de que la ayuda humanitaria a la educación ha alcanzado un máximo histórico, con un incremento del 55% entre 2015 y 2016, este sector sólo recibe el 2,7% de la ayuda total disponible, lo que representa un 48% de la cantidad que solicita.

El informe señala tres propuestas para llamar la atención de los donantes:

  • Este año la campaña de refinanciación de la Alianza Mundial para la Educación está intentando recaudar 3.100 millones de dólares para el periodo 2018-2020. El objetivo es que se convierta en una operación de 2.000 millones de dólares anuales en 2020.
  • El Mecanismo de Financiación Internacional para la Educación propuesto por la Comisión Internacional sobre la Financiación de las Oportunidades de Educación Mundial afirma que para 2020 podría recaudar alrededor de 10.000 millones de dólares anuales en financiación adicional para que los bancos de desarrollo amplíen sus operaciones relativas a la educación y se centren en países de ingresos medianos y bajos.
  • El fondo La Educación No Puede Esperar creado en 2016 se propone recaudar 3.850 millones de dólares hasta 2020.