Haz de tu primer día de trabajo un éxito

Ha llegado el día D. Hoy comienzas tu periodo de prácticas o estrenas empleo pero ¿qué debes hacer para que ese día se convierta en todo un triunfo? Sigue leyendo porque desde el OIE te vamos a dar todos los trucos.

Es normal que el primer día de trabajo genere ciertos temores sobre la relación con los compañeros, o con tu jefe, e incluso sobre el trabajo a desarrollar. No te dejes llevar por los nervios, que pueden jugarte una mala pasada, y recuerda que todos hemos vivido un primer día de trabajo. Aquí te damos 10 claves para que la primera jornada laboral sea todo un éxito:

Ten confianza en ti mismo. Entre todos los candidatos te han elegido a ti. Repasa todas tus cualidades y capacidades, te ayudará a tener más seguridad en ti y las personas que de tu alrededor lo notarán.

Infórmate sobre la empresa. Antes de realizar la entrevista, hemos debido informarnos sobre la empresa pero ante nuestro primer día es recomendable aumentar nuestro conocimiento: historia, estructura, principales directivos…

¡Cuidado con la vestimenta! En algunas empresas existen códigos de vestimenta, asegúrate si también existe alguno en la que vas a comenzar a trabajar. Si no es así, pero los empleados suelen usar traje, lo normal es seguir la pauta. Por el contrario, si la vestimenta es más casual, vístete de una forma acorde sin llamar en exceso la atención.

No llegues tarde. Si quieres causar una buena impresión no llegues tarde el primer día. Sé puntual, si tu horario de entrada son las 9 de la mañana, no entres a la oficina 10 minutos después.

No te aislarás de tus compañeros. Es cierto, no conoces todavía a la gente pero es un error estar sentado delante de un ordenador durante toda la jornada. Trata de socializarte, de entablar conversaciones con las personas que te rodean.

Muestra tu predisposición a aprender. Muestra tu interés por los proyectos en curso del departamento, las tareas que deberás asumir. En definitiva, se optimista y entusiasta ante el trabajo.

Apunta lo importante. Los nombres de tus compañeros, horarios, claves de acceso, etc. todo lo que sea fundamental para que comiences a trabajar de forma independiente.

Pregunta todo lo que no sepas. Es normal que en tus primeros días todavía no tengas claro todos los procedimientos o quienes es responsables de ciertas tareas. En estas situaciones es mejor preguntar 100 veces antes que cometer un error.

No te exijas demasiado. Es tu primer día, nadie espera que estés al 100% y menos que soluciones problemas. Todo el mundo necesita un periodo de adaptación, poco a poco podrás demostrar tus habilidades.

No serás el primero en salir de la oficina. Es igual de importante llegar puntual que no salir corriendo al final de la jornada laboral. Llegada la hora de salida, si no tienes una gran carga de trabajo, preguntar si te necesitan para cualquier tarea o tema antes de terminar.