La realidad de la Formación Profesional

Recientemente se ha publicado el informe Spain: VET in Europe 2014 dentro de la serie de estudios sobre Formación Profesional elaborados por cada uno de los países miembros de la UE en el marco del Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop).

Spain: VET in Europe ofrece una visión completa sobre la actual situación del sistema español de Formación Profesional, situándole dentro de la estrategia política, social, económica y laboral de nuestro país.

El punto de partida de esta nueva edición del informe son los principales hechos que tuvieron lugar en 2014 y que afectaron al sistema educativo de FP:

  • La introducción, por primera vez, de un nuevo Programa de Formación Profesional Básico, establecido por la LOMCE:

Los programas de Cualificación Profesional Inicial se extinguieron en septiembre de 2014 y fueron sustituidos por el Programa de FP Básico que cubre, hasta el momento, 21 programas diferentes. En el curso académico 2014-2015, más de 34.000 estudiantes se matricularon es esta opción, principalmente jóvenes de 15 años que han terminado su tercer año de la ESO.

A diferencia del anterior programa, la FP Básica permite obtener títulos oficiales con validez académica y profesional a los estudiantes, dándoles la opción de acceder a Programas de Formación Profesional Intermedia.

  • Un aumento del número de programas de Formación Profesional Dual en todas las Comunidades Autónomas.

La implementación del sistema dual en la FP se ha desarrollado a través de:

  • Contrato para la formación y el aprendizaje
  • Beca y acuerdos de aprendizaje

Ambos esquemas permiten a los jóvenes combinar el trabajo en una empresa con períodos de formación en centros educativos vinculados a la actividad desarrollada en el lugar de trabajo.

Según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en 2013 se incrementaron los contratos para la formación y el aprendizaje en un 73% respecto al año anterior. Además, estos trabajadores tienen la posibilidad de recibir un Título de FP o un Certificado de Profesionalidad dentro de la propia empresa – si ésta cumpla con los requisitos para ser acreditado como centro de formación.

Cedefop es uno de los organismos descentralizados de la UE que apoya el desarrollo de la formación profesional europea y contribuye a su puesta en práctica.

Puedes leer el informe completo pinchando aquí.