Pierde el miedo a hablar en público

Durante tu vida universitaria, y sobre todo cuando te incorpores al mundo laboral, te encontrarás muchas situaciones en las que tendrás que hablar en público. Quien más, quién menos se ha tenido o tendrá que enfrentar a esa situación. El secreto está en trabajarlo para ser capaz de hablar en público sin padecer el llamado miedo escénico.

En general, cuando las personas piensan que tienen que hablar en público sufren temblores, tartamudez, sudoración e incluso ansiedad, pero ten claro que es algo que se puede superar y hacerlo, te permitirá dar un paso más en tu vida profesional y personal.

Si quieres superar esta fobia que sufre la mayor parte de la población, pon en práctica estos trucos:

Prepara tu intervención. No pienses que todo es tan fácil como ponerte delante de un micrófono y soltar una parrafada. Necesitas estructurar tus palabras y dar sentido las ideas que quieres comunicar.

El comienzo.  El inicio de una intervención es un momento clave, representa la primera impresión que el público tendrá de ti por eso un buen principio te permitirá captar la atención de los asistentes. No lo dejes al azar y prepáratelo.

Lenguaje corporal.  Sonríe siempre, generarás confianza en el público. Mantén la espalda recta y la cabeza alta, lo contrario hará pensar que lo que les estás contando no va con ellos.

El silencio. Los silencios también comunican, juega con ellos para crear incertidumbre.

Brevedad. Dependiendo de la situación es posible que tengas un tiempo máximo de intervención, pero evita discursos demasiados largos y vacíos de contenido. Es preferible ser capaz de transmitir bien una idea que demostrar que sabes mucho sobre ella.

El ensayo. El secreto de una buena intervención es la práctica. Ensaya, ensaya y ensaya cuanto más, mejor y más seguro estarás de lo que quieres transmitir a los que te escuchen. Comienza practicando ante el espejo y poco a poco pide a gente de tu confianza como amigos o familiares ser oyentes de tu exposición. Ellos verán errores que podrás corregir.

Y lo más importante de todo, ten confianza en ti mismo. Cree en lo que dices y demuestra que sabes de lo que estás hablando. Si comentes un error, no te preocupes, todos somos humanos y los cometemos. No seas demasiado autocritico contigo porque en muchas ocasiones ni los mismos asistentes se dan cuenta de esos errores.

¿Preparado para hablar en público?