¿Qué son las dinámicas de grupo?

Suena el teléfono. Contestas y te dicen que eres uno de los candidatos seleccionados para  el proceso de selección de una vacante en una empresa pero tienes que asistir a una dinámica de grupo. Cuando cuelgas el teléfono, las dudas te asaltan: ¿Qué es una dinámica de grupo? ¿Qué esperan de ti? ¿Quiénes estarán en la sesión? Desde el OIE, te descubrimos todos los secretos de esta técnica de entrevista.

¿Qué es una dinámica de grupo? Se trata de una técnica de entrevista de trabajo que consiste en una discusión verbal de un grupo de entre 5-10 candidatos que son observados por uno o varios seleccionadores. Durante un período de tiempo limitado, los candidatos deberán debatir sobre un tema o resolver un problema de forma grupal.

¿Existe sólo un tipo de dinámica de grupo? La respuesta es no. El seleccionador puede proponer el formato que le parezca más adecuado para conocer a los candidatos en función, por ejemplo, del puesto que se quiere cubrir. Las dinámicas más comunes son: las mesas redondas, el  debate o el brainstorming.

¿Qué se consigue? Cuando el reclutador opta por esta técnica no busca que haya ganadores y perdedores sino que quiere conocer las habilidades y actitudes que muestres con el resto del grupo, la capacidad de negociación, la iniciativa, la empatía, etc. En definitiva, tus cualidades.

¿Quiénes son los candidatos seleccionados para pasar a la siguiente fase? Las dinámicas no tienen una única solución y quién la encuentre,  pasarán a la siguiente fase del proceso.  Será el reclutador quién valore a cada candidato de forma individual en función de: su argumentación, la defensa de su postura y el trabajo en equipo realizado, además de su actitud con sus compañeros.

Si quieres mostrarte seguro en tu próxima dinámica grupal, sigue nuestros consejos:

  1. Se tú mismo. Defiende tus ideas con argumentos y siempre de forma correcta.
  2. Empatiza con el resto de tus compañeros, se diplomático. Recuerda que la agresividad y el egocentrismo te penalizarán.
  3. Se participativo pero no hables en exceso. Tan malo es estar callado como llamar demasiado la atención. Busca el equilibrio.
  4. Demuestra tu formación. No desaproveches la oportunidad de demostrar los conocimientos que posees en un área concreta, el nivel de idiomas o tu experiencia laboral. Pero busca el momento más adecuado para hacerlo, no fuerces la situación.
  5. Cuida tu lenguaje corporal. Recuerda que los seleccionadores no sólo tienen en cuenta lo que se dice con palabras, sino también tu lenguaje corporal y tus gestos.