Semana de Acción Mundial para la Educación de la UNESCO

La UNESCO celebró, del 24 al 30 de abril,  la Semana de Acción Mundial para la Educación, un evento internacional que celebra cada año la Campaña Mundial para la Educación con el fin de sensibilizar acerca de la importancia de la educación para todos. Este año, el objetivo ha sido la financiación de la educación, bajo el lema “Financiar el futuro”.

Con el título, Financiar el ODS4 de Educación 2030: No dejar a nadie atrás – ¿Qué se necesitaría para reducir las brechas de la desigualdad?, se ha celebrado una mesa redonda, que se realizó en colaboración con la Campaña Mundial para la Educación, en la que se analizaron las oportunidades y los problemas de la financiación de la nueva agenda.

Teniendo en cuenta el déficit de financiación que existe, se pide a los gobiernos a que dediquen a la educación del 15 al 20 % del presupuesto y a los donantes que aumente su apoyo, que desde 2010 se ha ido disminuyendo paulatinamente.

Aunque ya son muchos los países que gastan en educación el porcentaje recomendado, sin embargo siguen teniendo dificultades para cubrir las necesidades educativas básicas. Según el Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU), Etiopía, por ejemplo, asigna a la educación el 27% de su presupuesto total; de esa cifra, el 6% se destina a la enseñanza elemental. Mientras, dos millones de niños, entre 6 y 11 años, permanecen sin escolarizar en el país, es decir, el 13,5% de la población en edad de cursar estudios primarios.

El coste de la educación es una de las razones por las que 124 millones de niños y jóvenes adolescentes de entre 6 y 15 años permanecen sin escolarizar.

Por otro lado, el IEU ha elaborado una serie de mapas interactivos que ofrecen datos comparativos sobre la ayuda a la enseñanza básica a partir del Sistema de Notificación de los Países Acreedores del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, con datos del IEU sobre niños sin escolarizar. Estos documentos muestran que la asistencia no llega necesariamente a los países que tienen los mayores índices de niños sin escolarizar.

La escasez de datos sobre la financiación de la educación y los múltiples orígenes de los fondos dificultan la visión de conjunto. Por ese motivo, el IEU, en colaboración con el IIPE, elabora actualmente un conjunto de herramientas metodológicas, en el marco de la iniciativa National Education Accounts , con el fin de ayudar a los países a mejorar la calidad de sus estadísticas y a centrarlas en sus planes y políticas.