Tu curriculum en un Elevator Pitch

Seguro que has oído hablar alguna vez del “elevator pitch”, pero ¿estás seguro de saber lo qué es? En realidad se trata de un breve discurso o presentación con el que debes convencer a alguien en menos de lo que dura un viaje en ascensor. Aunque su principal propósito es que las startups consigan financiación de los inversores, lo cierto es que en el terreno de la selección de personal también se utiliza, no para conseguir que te contraten pero sí para convencer a alguien que puedes llegar a ser el candidato adecuado para ocupar un puesto en la empresa, provocando el deseo de conocer más de ti.

Presentarte a alguien desconocido en menos de 2 minutos y convencerle de que eres la persona perfecta para el puesto no es una tarea sencilla pero tampoco imposible. Lo fundamental es tener un mensaje bien estructurado, claro y conciso para que después de esos segundos, la otra persona quiera saber más de ti…sólo así ¡habrás conseguido tu objetivo!

Pero antes de enfrentarte a tu primer elevator pitch, necesitas preparar tu discurso teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • Responde a las preguntas básicas: quién eres, qué objetivos tienes, por qué…
  • Véndete a ti mismo
  • Destaca tu experiencia previa que pueda ser útil que la otra persona conozca
  • Explica claramente lo que quieres conseguir
  • Muéstrate tal como eres, no intentes proyectar otra imagen diferente durante el discurso

Recuerda que el tiempo es oro y en este caso aún más, por lo que debes evitar rodeos o incluir información que no sea imprescindible y pueda hacerte perder una oportunidad laboral. Otro error que debes evitar es centrarte en más de una o dos ideas, si abarcas más puedes no dejar claro cuál es tu objetivo e incluso contradecirte.

Apuesta por un comienzo en tu discurso atractivo que capte la atención de tu interlocutor, haz referencia a algo que te diferencie y te haga especial. Y por supuesto, deja algo interesante para el final de tu presentación. De este modo, despertarás el interés de la otra persona y querrá saber más de ti.

Una vez que tengas preparado tu elevator pitch, ensáyalo tantas veces necesites para controlar el tiempo y la entonación, pero olvídate de memorizarlo o perderás naturalidad cuando realmente lo expongas.

¿Subes?