El paso del aula al mundo laboral es un momento vital que suele llegar acompañado de sensaciones como la incertidumbre y el desconocimiento. A los miedos habituales se añade, en el contexto actual, una tasa de paro juvenil del 52,4% que hace que lograr un empleo se vea como un reto casi inalcanzable. Entre los principales motivos destaca la distancia existente entre la formación, las expectativas de los jóvenes y las necesidades del mercado laboral, según el Informe OIE sobre jóvenes y mercado laboral, del Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE), promovido por Adecco.

 

Algunas de las conclusiones del Informe OIE son:

  • El 80% de los jóvenes no cree que vaya a ejercer la profesión para la que se está formando.
  • Los estudiantes universitarios de Humanidades son los que menos expectativas tienen de trabajar en su ámbito, un problema que acusan en mayor medida los alumnos de centros de capital público que los de capital privado.
  • 6 de cada 10 universitarios consideran que el salto hacia el mundo laboral es demasiado grande. Sin embargo, sólo el 42% de los alumnos de FP lo cree así.
  • Sólo un 36% de los estudiantes universitarios ha enviado su CV a alguna empresa o ha realizado una entrevista de trabajo. El porcentaje es aún menor en el caso de la universidad privada, donde solo el 18% de los alumnos lo ha hecho.
  • Empresas y jóvenes coinciden en que los requisitos para acceder a un puesto de trabajo son demasiado exigentes. Así lo expresa el 67% de los universitarios y el 49% de las empresas.