Baja voluntaria sin preaviso

Una baja voluntaria sin preaviso ocurre en aquellas ocasiones en que el empleado, por diversos motivos, debe dejar de manera voluntaria su puesto de trabajo actual, para lo cual debe pasar la notificación correspondiente a la empresa donde presta sus servicios.

En el caso de que el retiro del puesto de trabajo deba ser inmediato, deberás ampararte en la figura de la baja voluntaria sin preaviso.

El preaviso y la obligatoriedad

A pesar de que muchos trabajadores ya tienen un empleo estable, no dejan de buscar otro que les brinde mayores beneficios económicos, posibilidades de ascenso o mejor ambiente laboral, lo cual es una de las razones más frecuentes para un retiro voluntario de la plaza de trabajo.

El preaviso es una formalidad entre la empresa y el trabajador que ha tomado la decisión de marcharse y dejar una vacante en su puesto de trabajo. Para no caer en problemas legales innecesarios, el empleado tiene la obligación de notificar a la empresa para la cual trabaja con tiempo suficiente su intención de marcharse, este tiempo no será menor a 15 días.

Baja voluntaria sin preaviso

Cuando un trabajador deja su empleo de manera abrupta, muchas veces crea una situación perjudicial para la empresa, debido a que ésta ha realizado una planificación en cuanto a la realización de las funciones de la persona que se desempeñaba como responsable de un puesto de trabajo.

Por esta razón, legalmente la empresa puede descontar parte del sueldo total que le corresponde al trabajador mediante el finiquito laboral, es decir, no cancelar los días que faltan para que se cumpla el lapso legal correspondiente al preaviso.

Otra de las consecuencias negativas de marcharse de un empleo sin presentar el preaviso correspondiente, es que la empresa puede tomar acciones legales en contra del trabajador.

Darse de baja voluntaria de un puesto de trabajo sin un preaviso anticipando este hecho no es recomendable, existen otros mecanismos para llegar a un arreglo entre las partes involucradas. Por ejemplo, una carta para notificar la situación de excedencia, la cual puedes tramitar en la empresa siempre y cuando tengas más de un año laborando para la misma.

¿Cómo gestionar una baja voluntaria con características inmediatas?

En el caso de que el trabajador se encuentre imposibilitado para cumplir con el preaviso de ley, porque la otra empresa que lo ha contratado le solicita comenzar de inmediato con sus funciones inherentes al cargo, se debe concertar una reunión urgente con los representantes legales y jefes inmediatos en la empresa, para llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Debes tratar de exponer tu caso lo mejor posible, de manera cordial y asertiva, informando las razones por las cuales se te hace imposible cumplir con el acuerdo del preaviso de 15 días.

Una de las alternativas que tienes y que suele presentarse como opción en estos casos, es mostrarte en la disposición para entrenar y pasar todos tus conocimientos y habilidades a la persona que va a sustituirte.

¿Qué consecuencias trae una baja voluntaria?

La baja voluntaria de un trabajo representa para el empleado la pérdida de su derecho a la prestación por desempleo o paro, ya que una de las condiciones que debe existir para que se cumpla esta figura laboral es que se haya perdido el empleo de manera involuntaria. Además, influyen otras razones para entrar en esta obligatoriedad, todas por causas ajenas a la competencia del trabajador.

Si te vas de la empresa presentando tu preaviso o no, lo más recomendable y conveniente para ambas partes es redactar un documento donde se informe de lo que acontece, cuáles son tus intenciones y los motivos por los que has decidido marcharte de tu plaza de trabajo.

A pesar de que se produzca una baja voluntaria, el empleado no pierde ninguno de los derechos adquiridos previamente mediante su contrato de trabajo. La empresa está en la obligación de cancelar todos los sueldos que quedan pendientes en el momento de dar por finalizado los servicios profesionales del trabajador.

Esto es lo que se conoce como finiquito laboral, en el cual se cancela específicamente el salario correspondiente al mes en curso, los porcentajes por beneficios como vacaciones y pagas extras no cobradas, hasta el momento de su retiro de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *