¿Cómo rechazar una oferta de trabajo?

Cuando una persona está buscando empleo, analiza distintas alternativas y apuesta por aquella que representa la mejor opción. En caso de que recibas la buena noticia de haber sido elegido para una vacante y por cualquier motivo decidas declinar, existen mecanismos para que puedas rechazar una oferta de trabajo sin que esto afecte tu futuro laboral.

¿Cómo rechazar una oferta de empleo sin perder oportunidades?

Una oferta de empleo representa una oportunidad importante y te da la satisfacción de haber sido elegido de entre todos los candidatos que optaron al puesto en dicha empresa, lo cual es un indicativo de que tus capacidades son ampliamente valoradas en el campo laboral.

Algunas veces estas ofertas de trabajo tienen aspectos o condiciones que no parecen del todo aceptables o justas y pueden incidir en tu decisión de establecer una relación laboral con dicha empresa. Otras veces se trata de cláusulas injustas, horarios inadmisibles, pésimo ambiente de trabajo o condiciones laborales que no son convenientes para ti como trabajador.

En cualquiera de estos casos, si realizas la reflexión correspondiente y decides optar por una alternativa diferente a la que te han ofrecido, es hora de efectuar un rechazo formal de la manera más cordial posible, para evitar perjudicar tu desarrollo profesional y ser un candidato elegible en otras oportunidades de trabajo que se presenten a futuro.

¿Cómo rechazar una oferta de trabajo?

¿Qué impacto tiene rechazar la oferta de trabajo en una empresa?

Cuando una empresa inicia un proceso de planificación para la incorporación de un nuevo empleado, pone en marcha todo un mecanismo que implica dedicación de horas de análisis y trabajo en conjunto para elaborar un perfil y realizar la publicidad de la oferta de trabajo a través de la web o redes sociales.

El proceso continúa con el reclutamiento y la selección de los posibles candidatos, revisando, comparando y filtrando los currículos recibidos, estableciendo los contactos telefónicos iniciales y realizando las entrevistas, para finalmente elaborar un informe con los mejores candidatos que puedan ejercer las funciones del puesto de trabajo vacante.

Luego, la empresa toma la decisión y finalmente contacta a la persona ideal para el puesto. Generalmente los resultados de este proceso no dan como opción a un solo candidato, suelen ser dos o tres perfiles de profesionales que se destacan entre los demás, sin embargo se percibe como el más calificado al primer candidato seleccionado.

En el caso de que una oferta sea rechazada, el proceso se pone en marcha de nuevo, de allí la importancia de rechazar una oferta de trabajo de manera cordial, que deje la puerta abierta como una opción viable para otro momento.

Causas justificadas para rechazar una oferta de trabajo

Para rechazar una oferta de trabajo se toman en cuenta algunos motivos que son válidos para ambas partes y justifican esta acción.

Motivo económico

Si el puesto de trabajo te interesa y te beneficia en muchos aspectos pero no en lo económico, porque consideras que es muy baja la remuneración con respecto al cargo a ocupar, puedes intentar negociar para conseguir una mejora en el sueldo.

Como argumentos para realizar este tipo de negociación puedes alegar que el sueldo que establece la empresa está por debajo de otros puestos similares en el mercado y del beneficio que representa para ella toda tu experiencia laboral, resumiendo tus logros y resultados positivos en puestos de trabajo anteriores. En caso de no llegar a un acuerdo, es un motivo válido de rechazo.

Mal ambiente de trabajo

Si la empresa no tiene un ambiente de trabajo acorde con tus expectativas, fomenta una competitividad agresiva o actúa en perjuicio de los trabajadores, puede ser una razón válida para resguardar tu integridad como empleado y declinar la oferta.

Mala experiencia en la entrevista

Algunas veces las entrevistas no dejan una buena impresión en el candidato a seleccionar. En ocasiones esto puede deberse a percibir un ambiente de trabajo cargado de estrés, al tipo de profesionales que realizan la entrevista o las personas con las cuales interactúas.

Temporalidad e inestabilidad

Esto se refiere a que la empresa no pueda cumplir tus expectativas de estabilidad laboral, por estar apenas en sus comienzos o por el tipo de beneficios que ofrece, un ejemplo de ello sería que solo te ofrezca la opción de un cargo temporal.

Desarrollo profesional nulo

Si las funciones inherentes al cargo no van acorde con tu plan de desarrollo profesional o el puesto vacante a cubrir, no implica que puedas avanzar profesionalmente y este es un motivo de peso para rechazar una oferta de trabajo.

Horarios inaceptables

Si la empresa requiere que el empleado se quede a trabajar fuera de horario de manera frecuente, traslados no beneficiosos e convenientes, puedes alegar esta razón para no aceptar el puesto de trabajo.

Contraoferta de la empresa actual

Si la empresa a la que perteneces mejora las condiciones bajo las cuales vas a ejercer tus funciones y este fuera el motivo por el cual buscabas otras opciones, puedes negociar tu reinserción o dejar sin efecto tu intención de darte de baja voluntaria.

¿Cómo rechazar una oferta de trabajo y quedar bien con la empresa?

Lo ideal es responder a la oferta de trabajo lo más pronto posible, esto no significa que debas tomar la decisión a la ligera. La reflexión y consideración de todos los aspectos que implica una oferta de trabajo, se debe hacer de manera minuciosa.

Honestidad y naturalidad

Una buena opción es responder a la oferta de trabajo de manera sincera, la honestidad y la comunicación efectiva suelen ser lo mejor en estos casos, comunica lo que de verdad piensas sobre el puesto de trabajo, con las razones válidas en las que basas tu decisión.

Para esto debes comunicarte con la empresa vía correo electrónico, realizando una llamada telefónica o haciendo una visita directamente. En todo caso, debes exponer tus motivos sin dar tantos detalles innecesarios, de forma planificada y concisa, lo importante es dejar una buena impresión de persona responsable y agradecida.

Lenguaje apropiado

En estos casos la comunicación ya sea escrita o verbal debe demostrar naturalidad, sin utilizar un lenguaje rebuscado, denotando en todo momento respeto hacia la empresa que tiene la intención de contratarte.

Asertividad y objetividad

En la comunicación que realices debes tener en cuenta los aspectos importantes, como la exposición de motivos, alegando tu situación personal, agradeciendo la oportunidad y el tiempo que te han dedicado en el proceso de selección.

Asimismo, es importante saber a quién dirigir la comunicación, usualmente se trata del reclutador o el departamento que ofrece la vacante.

Cordialidad

Otra buena idea es incluir algún tipo de halago, haciendo mención del buen trato que te brindaron durante el proceso a nivel profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *