¿En qué consiste el contrato de interinidad?

El contrato de interinidad es un instrumento que usan las empresas cuando necesitan sustituir a un empleado en el puesto de trabajo, quien por motivos justificados tiene derecho a la reserva del mismo. Ya sea para suplir una vacante mientras dura la escogencia del aspirante que ocupará el puesto o mientras transcurre el permiso legal que se estipule en el contrato de trabajo.

Aspectos importantes del contrato por interinidad

El concepto de contrato por interinidad se refiere a un tipo de contratación temporal, también llamado contrato por sustitución, debido a sus cualidades legales.

El empleado que suscribe un contrato de interinidad se desempeñará temporalmente en el cargo de la persona titular del puesto, quien por razones justificadas se ha retirado de la plaza y ha dejado una vacante, la cual puede ser temporal o permanente, pero tiene garantizada la reserva de un puesto de trabajo en la empresa.

contrato de interinidad

Este tipo de contrato debe tener datos específicos de la persona que se debe sustituir y la causa por la cual se ha generado dicha situación en su relación laboral con la empresa.

En los contratos de interinidad se establecen de manera muy clara los límites del mismo, las funciones que deberá ejercer el empleado que realice dicha sustitución, así como el salario a devengar y el motivo que generaría la finalización de dicho contrato.

Generalmente sucede que la empresa en proceso de selección para un determinado puesto de trabajo, debe recurrir a un contrato de interinidad donde una persona desempeñe las funciones inherentes a este cargo, hasta que finalice el proceso de búsqueda de la persona que tendrá el cargo de manera permanente.

En este caso, los contratos de interinidad no pueden tener una duración superior a los 3 meses. Otra de las situaciones muy frecuentes en las que se utiliza un contrato por interinidad es cuando en la Administración Pública se necesita que alguien realice las funciones de un cargo, pero no existe todavía la asignación definitiva del mismo.

Vacaciones en los contratos de interinidad

El período de vacaciones de los empleados que trabajan bajo los términos del contrato de interinidad, será el mismo que por ley beneficia a todos los demás trabajadores. Según los Estatutos de los Trabajadores, los derechos de los empleados tendrán un monto proporcional que se calcula en base a la duración del contrato inicial.

Los cálculos de los beneficios y bonificaciones de los empleados que prestan sus servicios mientras dura este tipo de contrato, están sujetos a las cláusulas aplicadas de acuerdo a los convenios colectivos, los cuales usualmente mejoran las condiciones del trabajador y en la mayoría de las ocasiones regulan algunos aspectos para mejorar los ingresos y beneficios de los empleados.

Las regulaciones que establecen los convenios colectivos pueden variar de acuerdo a la empresa y a las condiciones del contrato, de modo que lo más recomendable es que se realice una asesoría entre los representantes de los trabajadores y la empresa, para conocer a profundidad los beneficios que le corresponden al empleado según sea su caso.

Bonificaciones de las empresas por el contrato de interinidad

Usualmente se suscribe un contrato de sustitución a un trabajador por motivos de excedencia, lo cual consiste en la ausencia voluntaria del empleado de su puesto de trabajo por un tiempo determinado y por razones válidas, entre las cuales se encuentra la atención especial a miembros de la familia.

En estos casos, la interinidad está bonificada para la empresa en un 95% si se está en el primer año, un 60% al momento que transcurre el segundo año y un 50% durante el tercer año de contrato.

A veces se utiliza el contrato de interinidad de forma errada, por ejemplo cuando una empresa aprovecha la vacante de un trabajador que está de vacaciones y lo sustituye por un empleado con contrato de interinidad, esto a fin de no cubrir la indemnización cuando el empleado se reincorpore a sus actividades de rutina en su puesto de trabajo habitual y el contrato de interinidad finalice.

En este sentido, el contrato de interinidad no aplica, ya que el hecho de sustituir a una persona que se halla en su período vacacional por derecho, no implica la interrupción del contrato. Tampoco se requiere la reserva del puesto, pues son dos características necesarias para la validez del contrato de interinidad. En este caso particular el contrato correcto es de tipo eventual.

La indemnización cuando culmina un contrato de tipo temporal, no estaba contemplada en los casos donde el trabajador esté bajo un contrato por sustitución o interinidad. Recientemente, se ha ratificado este dictamen bajo el argumento de que el trabajador está perfectamente consciente de la fecha de finalización del contrato y por esta razón no debe ser indemnizado.

En el caso de los trabajadores con contrato eventual, la finalización definitiva de sus servicios para la empresa donde la expiración del contrato no es de conocimiento del trabajador, la indemnización es un beneficio que les corresponde a los empleados por ley.

¿Cuándo se da por finalizado un contrato de interinidad?

Los contratos por interinidad se consideran finalizados cuando la empresa reconoce que se ha cumplido con lo siguiente:

  • La reincorporación del trabajador que se había retirado del puesto de trabajo, dejando una vacante que se debía cubrir.
  • Haber transcurrido más de tres meses donde la empresa estuvo realizando un proceso de selección de dicha plaza de trabajo.
  • Si luego de este tiempo ha ocurrido una promoción para un puesto definitivo dentro de la empresa.
  • La causa más frecuente de la finalización es el término de la razón que generó dicho contrato, por ejemplo, cuando se termina el período de permiso por maternidad de la empleada que se estaba sustituyendo dentro de la empresa.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *