¿Qué es la jornada a tiempo parcial?

Cuando se suscribe un contrato de jornada a tiempo parcial se trata de un acuerdo entre la empresa y el empleado para prestar servicios durante cierto número de horas en un período preestablecido, el cual suele ser menor a las horas que cumple un trabajador de jornada completa.

El contrato a tiempo parcial

Este tipo de jornada laboral es realizada por los empleados que no llegan a cubrir un horario a tiempo completo, sino las horas que se establecen de común acuerdo con la empresa.

La razón de esta disminución en la duración de la jornada es brindar apoyo al trabajador que necesite más tiempo libre para realizar sus gestiones personales o de estudio, lo cual está estipulado en el Real Decreto Ley 16 del año 2013.

¿Cuántas horas pueden trabajarse con un contrato a tiempo parcial?

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), ente rector en estos casos, considera que una jornada parcial es aquella que se mantiene dentro de los límites de las 30 a las 35 horas semanales.

Este rango tiene sus categorías según el número de horas que el empleado trabaje para la empresa, por esta razón las jornadas parciales de corta duración serán las que tengan 20 horas laborales o menos. También existe el llamado ‘trabajo a tiempo parcial marginal’ donde el trabajador solo trabaja 15 horas a la semana.

jornada a tiempo parcual

En otra modalidad el trabajador asiste a realizar sus funciones laborales sólo cuando es requerido, lo cual no le asegura un número de horas en específico, esta variante recibe el nombre de ‘contrato a llamada’.

Desde la Reforma Laboral del año 2012, las especificaciones y condiciones de los contratos de jornada a tiempo parcial sufrieron una modificación relevante, pues los contratos que se consideraban de jornada parcial anteriores a esta fecha, existían únicamente dentro de los contratos indefinidos.

A partir de la modificación efectuada en el año 2013, existe la posibilidad de que puedas tener un empleo temporal conjuntamente con un contrato a tiempo parcial.

Las horas complementarias, flexibilidad en los contratos de jornada parcial

Cabe destacar que uno de los cambios más significativos es la redefinición de las horas extra que realiza un trabajador, fuera de su jornada establecida de tiempo parcial.

Si por necesidades puntuales para la producción de la empresa, un trabajador que tiene contrato a tiempo parcial debe hacer horas adicionales, estas se denominan horas complementarias. A diferencia de las horas que deben cumplir los trabajadores de jornada completa, a las cuales se les denomina horas extraordinarias.

Las horas complementarias se establecen por escrito en un anexo al contrato de trabajo o en un apartado del contrato que se firme posteriormente y se coloque como documento adjunto al mismo. Básicamente se debe determinar el número de horas complementarias que el empleado puede hacer o que la empresa requiere que sean realizadas de acuerdo al cargo.

En la reforma del año 2012 se aprobó que los trabajadores contratados a tiempo parcial puedan hacer horas extraordinarias, un año después de que esta reforma entrara en vigencia y según el Real Decreto Ley 16 del año 2013, se establece una flexibilización en las condiciones del contrato de trabajo a tiempo parcial en relación a las horas complementarias.

Otro aspecto que cambió fue el tiempo de preaviso que otorga la empresa al empleado sobre la necesidad del cumplimiento de horas complementarias, ya que este pasó de 7 días a solo 3 días, aunque este lapso puede ser incluso menor si se ha acordado previamente en un convenio.

En cuanto al número máximo de horas complementarias que el trabajador puede realizar, pasó de ser un 10% de la jornada laboral a un 30% de la misma, sin impedimento de que se pueda convenir de mutuo acuerdo un incremento de hasta un máximo de 60%.

El pago que se devenga por la realización de las horas complementarias es la misma cantidad que se cobra por las horas pertenecientes al tiempo ordinario de tu jornada laboral.

Incremento en los contratos a tiempo parcial

Actualmente los contratos a tiempo parcial han tenido un incremento, en España el índice es de un 14,7% de la contratación total, lo cual representa una de las mayores tasas de parcialidad de Europa.

Un dato clave para entender esta situación es que el problema no radica en que el empleado trabaje menos horas de manera voluntaria, pues algunos lo hacen para tener tiempo que invertir en su formación integral y en otras ocasiones para dedicarse a cuidar de otras personas.

El verdadero problema es que existe un número significativo de casos en los que el empleado puede trabajar jornada completa, pero la empresa no le da la oportunidad. Esto genera una polémica sobre la medida de flexibilización de las características de la contratación parcial, pues estas fueron concebidas para beneficiar a ambas partes implicadas, tanto trabajadores como empresarios.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *